¿Por qué soplamos velas en los cumpleaños?

Se trata de una costumbre que proviene de la antigua Grecia. Cuentan que los griegos elaboraban unos pasteles redondos con forma de Luna llena para ofrecérselos a Artemisa, la diosa de la Luna.

Sobre ellos colocaban unas velas encendidas que, tras pensar un deseo, soplaban con la esperanza de que el humo llevase su petición hasta la mismísima diosa. Desde entonces, ¿quién no ha soplado las velas de su tarta de cumpleaños?