¿Tienen los reyes la "sangre azul"?

Aunque, antiguamente, se utilizaba la expresión "ser de sangre azul" para referirse a los miembros de la realeza o la nobleza, pero, por supuesto, es una afirmación incorrecta.

La sangre es siempre roja sin importar la clase social a la que pertenezcas.

Son las arterias y venillas de nuestro cuerpo las que poseen un color azulado, color que antiguamente se adivinaba a través de las pieles blancas de las clases altas y no de las pieles curtidas y tostadas por el sol de los campesinos y ganaderos.