¿Sabes cuál fue el reinado más corto de la historia?

El del príncipe Luis Felipe de Portugal que, en 1908, fue fatalmente herido al tiempo que su padre moría en Lisboa. Entre un fallecimiento y otro pasaron 20 minutos.