El origen del mazapán

Los italianos aseguran que el mazapán llego a Venecia desde Chipre en el siglo XVI... Aunque también hay datos que confirman que los árabes lo introdujeron en la Península Ibérica en el siglo VIII; otra leyenda lo sitúa durante el asedio que sufrió la ciudad imperial de Toledo en el siglo XII por parte de los almohades. Cuentan que fue entonces, y para combatir la hambruna, que las monjas del convento de San Clemente molieron a partes iguales almendras y azúcar.

Isabel la Católica, gran apasionada del mazapán, hablaba de él como un "medicamento" por su gran poder energético. Pronto se le dieron formas. La más popular fue la de anguila, un pez, por aquel entonces, exclusivo de los más ricos.