¿Sabes por qué se dice "hay gato encerrado"?

Este modismo, que implica algún manejo oculto, tiene su origen en unos monederos o faltriqueras, generalmente hechos con la piel de un gato desollado (de ahí el nombre), que antiguamente solían llevarse ocultos ("encerrados") entre las ropas para proteger el dinero de los bandidos.