¿Por qué lloras cuando pelas una cebolla?

La respuesta es muy sencilla, las cebollas poseen un alto contenido de azufre que, al partirlas, se evapora e irrita la conjuntiva de los ojos.

Las lágrimas no son más que un mecanismo de defensa ante esta "agresión" a nuestro cuerpo.

Para evitar esta situación tan desagradable hay muchos trucos: lavar la cebolla antes de partirla, ponerte un trozo de este vegetal en la cabeza mientras la cortas, lavarte las manos con limón, partir la cebolla frente a una ventana abierta.