¿Por qué nos quedamos en blanco?

En momentos de ansiedad segregamos una hormona denominada corticosterona.

Esta hormona, que es la causante de repentinas pérdidas de memoria, bloquea la recuperación de la información hasta que nos serenamos. Y es entonces cuando el cerebro recupera los datos.