Quedarse sin blanca.

La blanca era una moneda castellana de plata, que se acuñó por primera vez en tiempos de Pedro I (1334-1369). De ahí viene la expresión: "quedarse sin blanca" (quedarse sin dinero).