¿Por qué en España se llama a los árbitros de fútbol por sus dos apellidos?

Brito Arceo, Bueno Grimal, Iturralde González, Pérez Burrull, Pérez Lasa, Rodríguez Santiago, LLonch Andréu, Turienzo Alvarez, Mejuto González, Andújar-Oliver, Lamo-Castillo, Urío-Velázquez, Japón-Sevilla, Díaz-Vega, Rodríguez-Marchante, etc...

Todos ellos árbitros españoles que han desempeñado gran parte de su carrera en la primera división de la Liga Profesional de Fútbol... y todos ellos conocidos y citados por sus dos apellidos.

Así como la mayoría de los futbolistas son conocidos por tan solo el nombre, un apellido, mote o incluso por el nombre y primer apellido, el colectivo arbitral español es conocido por sus dos apellidos.

Algunas fuentes consultadas me han indicado que en algunos sectores se cree que el empleo de los dos apellidos es por que podría ayudar a imponer autoridad en el partido, pero el reglamento no dice nada al respecto, ni el verdadero origen del porqué es ese.

El porqué real de esta curiosidad se remonta a principios los años 70 (finales de los 60). Hasta entonces a los árbitros se les conocía por su primer apellido, pero apareció en el arbitraje español un joven cuyo apellido era Franco y de inmediato las autoridades decidieron que no se le podía ofrecer a la prensa motivos para hacer titulares del tipo "Franco lo hizo muy mal", "¡Qué malo es Franco!", "Franco no vale para nada" y aunque siempre referidos al árbitro, esa segunda intención, ingenio e ironía que tanto afloró bajo las plumas de ilustres periodistas en aquellos años era una peligrosísima arma de doble filo. Con esos titulares, Franco (el dictador que gobernaba el país por entonces), podría sentirse humillado, así que la censura previamente ordenó que a partir de aquel momento a los árbitros se les llamase por sus dos apellidos. Desde entonces la prensa deportiva tomó como costumbre el citar a los árbitros por sus dos apellidos aunque hay que destacar que la Real Federación Española de Fútbol cuando hace pública las designaciones de árbitros, siempre facilita sus nombres completos.

El árbitro en cuestión era Angel Franco Martínez del colegio murciano, que actualmente ostenta el cargo de Vicepresidente del Comité Técnico de Arbitros y que fue considerado en los años 70 como uno de los mejores árbitros españoles, llegando a arbitrar un partido en el Mundial de Argentina 78.