Callar las cualidades y éxitos propios, es humildad.

Callar las cualidades y obras buenas del prójimo, es envidia.

Callar los defectos propios, es prudencia.

Callar los defectos ajenos, es caridad.

Callar las palabras inútiles, es sabiduría.

Callar para escuchar, es educación.

Callar junto al que sufre, es solidaridad.

Callar cuando se ha de hablar, es cobardía.

Callar ante una injusticia, es complicidad.

Callar en los momentos difíciles de dolor, es virtud.

Callar para mejor amar, es santidad.

 

 

 

 

   _____________________

url:  www.enorihuela.com